Y ésta es nuestra historia…

  • Fraguar los previos

    Asamblea-profesionales-cristianos-bilbaoLa identidad no la creamos, la recibimos de otros. Nadie puede inventarse el día de su nacimiento, ni elegir los padres u obviar el lugar concreto donde tuvo inicio la historia personal. Es lógico, pues, que al hablar del movimiento se tenga que recurrir a otros referentes, íntimamente relacionados con Profesionales, sin los cuales no sería posible reconstruir ni explicar la existencia de lo que hoy somos.

    Buceando en la historia, el primer referente ineludible del que se debe partir a la hora de buscar las raíces del movimiento es el MIIC (Movimiento Internacional de Intelectuales Católicos), que nacía para agrupar a profesionales e intelectuales de más de sesenta países, los cuales se esforzaban para vivir como cristianos y, a través de sus acciones, hacer de la humanidad aquello que el Señor de la historia quería que fuera, transformándola en la familia de los hijos de Dios.

    Desde aquellos inicios ya se veía como una urgencia y una necesidad la presencia de cristianos que, desde su preparación profesional, sirvieran, libre y voluntariamente, a la construcción del Reino en medio del mundo. En el cumplimiento de esta tarea, pues, debían encontrar, aquellos hombres y mujeres, su vocación y, al mismo tiempo, su respuesta eclesial.

    De este modo, el MIIC se convertía en una mediación para el mundo intelectual; un movimiento nacido, a su vez, durante el XX Congreso de Pax Romana, celebrado en Roma en el mes de abril del año 1947. No obstante, no sería históricamente justo no reconocer la estrecha relación que se dio entre el MIIC y el MIEC (Movimiento Internacional de Estudiantes Católicos), el cual, con anterioridad, ya había iniciado su andadura. Sus orígenes se encuentran en Suiza, en el año 1921, poco tiempo después de haber finalizado la Iª Guerra Mundial. Parecía lógico que los que habían tenido una experiencia como estudiantes cristianos, con una fuerte presencia militante en el mundo y con una organización que se iba solidificando cada día más para su soporte, pudieran continuar en la misma línea una vez terminados sus estudios universitarios.

    Esta profunda convicción que anidaba en muchos de aquellos jóvenes procedentes del MIEC o de la JEC (Juventud Estudiante Católica) fue la fuerza que les ayudó, una vez superada la crisis vivida en el MIIC allá por la década de los sesenta, a reagruparse para poder continuar viviendo y testimoniar su compromiso creyente en el medio de sus profesiones.

    Así en nuestro país, “Profesionales Cristianos” surge por iniciativa de varios grupos de jóvenes profesionales que previamente había formado parte de la JEC durante sus años de universidad. El trabajo de coordinación lo inician en el año 92 varios equipos de profesionales que, al comenzar su vida de trabajo, se dan cuenta de la necesidad de contar con un grupo organizado dentro de la Iglesia que les ayude a enfrentar los nuevos retos de su vida laboral y las exigencias de la vida cristiana en esas nuevas circunstancias.

    El punto de partida de todo el proceso se establece en una reunión celebrada en Las Rozas en junio de 1992 a instancias de la JEC, a la que asisten grupos de gallegos, madrileños, vascos, castellanos y malagueños. Las reuniones de coordinación entre ellos se suceden una o dos veces al año hasta que, en el año 1995, deciden iniciar un proceso constituyente y se hace un primer borrador del documento base del movimiento de Profesionales que apunta claramente las preocupaciones que irán desarrollándose después: evangelización del medio profesional, espiritualidad basada en el evangelio y la lectura creyente de la realidad, pertenencia a la iglesia diocesana y universal, opción preferencia por los pobres, metodología de revisión de vida…cropped-logoJEC2

    A pesar de la precariedad organizativa, el embrión de coordinación se mantiene, y en junio del 98 comienza a elaborarse el Documento de Identidad, aprobado en la Primera Asamblea del Movimiento de Profesionales Cristianos. Esta se celebra el 29 y 30 de mayo del 1999 en Madrid, en la Casa de las Damas Apostólicas, del Paseo de La Habana, lugar donde se repiten los encuentros anuales del movimiento hasta que la Casa fuese cerrada en 2006. En esta primera Asamblea, nos acompaña como experto José María Mardones (q.e.p.d), investigador del CSIC, introduciéndonos en los “Desafíos del momento social y eclesial”. Asisten gentes de Gijón, León, Palencia, Zaragoza, Madrid, Badajoz, San Sebastián, Tenerife y Las Palmas. Y observadores de Valencia y Palma de Mallorca. Podemos decir que todo el esfuerzo anterior da su fruto en ese Documento de Identidad que servirá de base de orientación para todo el trabajo posterior.

    El año siguiente, en la Segunda Asamblea, mayo de 2000, se comparte los resultados de una “Encuesta sobre el medio profesional y sobre el Hecho religioso en nuestros ambientes”; nos ayuda en la reflexión el sociólogo Rafael Díaz Salazar con una ponencia en la que disecciona el medio profesional, sus frustraciones, también la tipología religiosa de la España de hoy, para concluir en la necesaria desprivatización de lo religioso, en la urgencia de testimoniar y razonar nuestra fe.

    Esa Segunda Asamblea decide crear una Ponencia de organización e iniciar el diálogo con la Acción Católica, así como presentarnos a la CEAS (Comisión Episcopal de Apostolado Seglar).

    En la Tercera Asamblea, mayo del 2001, la reflexión es sobre “¿Qué España queremos?” Ese ha sido un año de intercambio -vía mail- de algunas experiencias militantes en los ámbitos de la universidad, las asociaciones familiares, el mundo de la inmigración, el comercio justo, etc. La asamblea decide simplificar el nombre del movimiento que pasa a llamarse “Profesionales Cristianos”, y pide su integración en la Federación de movimientos de AC, lo que exige elaborar unos estatutos acordes.

    Dichos estatutos serán aprobados en la Cuarta Asamblea, en mayo del 2002. En ella nos acompaña como experto Ventura Pelegrí, asesor del Movimiento de Profesionales Católicos de Lérida y anterior asesor internacional del MIIC (Movimiento Internacional de Intelectuales Católicos). Este año hemos querido dedicarlo a hacer una “Lectura creyente de la realidad”, esforzándonos por ver los aspectos positivos de esa realidad española.

  • 2003. Una asociación de derecho público, integrada en la AC española

    Accion-Catolica-Especializada-PX-Profesionales-CristianosEn mayo de 2003, la Quinta Asamblea se dedica a definir “tarea pastoral del movimiento”, con la ayuda, como experto, del teólogo catalán Ramón Prats, asesor del Movimiento de Profesionales de Lleida. En noviembre de ese año 2003, la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española aprueba los estatutos del movimiento. “Profesionales Cristianos” pasa así a constituir una nueva asociación de derecho público dentro de la Iglesia, integrada en la AC española.

    La Sexta Asamblea, en mayo de 2004, dedica su reflexión a “La presencia pública del cristiano”, con la ayuda de Luis González Carvajal. Ese tema, la presencia pública, ha sido objeto de estudio y trabajo todo el curso 2003-2004. Con los estatutos ya aprobados por la CEE, la Asamblea elige a la primera Presidenta General de “Profesionales Cristianos”, Trinidad Ruiz, profesora de Botánica en la Universidad de Extremadura, en Badajoz. Junto a ella, Javier de la Cruz, de Palencia, y Elena Gascón, de Zaragoza, se ocupan de las finanzas y la Secretaría. Y
    José Moreno, sacerdote extremeño y profesor universitario, es nombrado Consiliario del movimiento.

    Las estructuras de PX (así aparece el nombre del movimiento en su logotipo, que incluye una “P” y una “X”, en realidad una “ji” griega, de Jristos) son livianas; no cuenta con responsables liberados y su organización seguirá siendo “descentralizada, basada en un amplio reparto de funciones”, como la define el propio Documento de Identidad.

    El mérito de Profesionales Cristianos, si lo tiene, no se basará en grandes estructuras, sino en otra cosa más sencilla. En que “merece la pena quemar la vida en cosas que verdaderamente merecen la pena. Y poner todos los esfuerzos en una dirección: el seguimiento de Jesús, la construcción de su Reino. Y hacerlo con las herramientas de PX; es es lo que significa para mí militar en Profesionales Cristianos”. Son palabras de la primera Presidenta del movimiento al aceptar el cargo.

    A partir de la aprobación de los Estatutos, las Asambleas se convocan cada tres años, pero cada año sigue celebrándose una Sesión de Estudios, que nos convoca como la principal actividad común del movimiento.

    La Sesión del año 2005 se dedica a la experiencia orante: “Medio Profesional y Experiencia de Dios”, con aportaciones monográficas de varios profesionales y con la ayuda como ponente de Rosa Gisbert, de Hoac (Hermandad Obrera de Acción Católica).

    Al año siguiente se sigue en la misma dinámica de ahondar en la espiritualidad de los laicos: “Contemplar a Dios en el medio profesional”, será el tema de la Sesión de Estudios de 2006, en la que Manolo Barco nos ayudó a tener una mirada teologal sobre la vida, a profundizar las experiencias de oración y a convocar a otros para esa experiencia. Esos años comenzamos a intercambiar, vía página web y correos, las oraciones que elaboramos en nuestros grupos y que leemos al comienzo de las reuniones, así como otros materiales (Retiros, vigilIas,
    etc.) que pueden consultarse en nuestra Web.

    Después de ese bienio de profundización en la espiritualidad, el siguiente trienio (2007-2009) va a estar dedicado a ahondar el conocimiento y análisis del medio profesional, tarea que cuyas líneas principales de actuación son decididas en el encuentro nacional que coincide con la Séptima Asamblea del movimiento (2007)

  • 2007-2009: Caminando en el conocimiento y análisis del medio profesional.

    En el 2007 el jesuita Augusto Hortal es el experto de la Sesión de estudios dedicada a “Ética y profesionales cristianos”, celebrada en la Casa del Verbum Dei en Loeches (Madrid). En ella, se reserva un espacio para la celebración de la Séptima Asamblea, donde se establecen las pautas de trabajo del siguiente trienio. Siguiendo el acuerdo de la misma, a lo largo del 2007/2008 realizamos una encuesta sobre los bienes internos, la razón de ser de nuestras profesiones, que correspondería a un VER. El JUZGAR relativo a estos planteamientos de la profesión, nos ayuda a realizarlo en la Sesión de Estudios del 2008, (Casa Mariáposils de Las Matas, Madrid) el profesor de Ética de la universidad de Murcia, Emilio Martínez Navarro, invitándonos a a entender la ética cívica en la que insertar la ética profesional, con el amor como valor supremo para un cristiano, desde el que se ilumina a los otros valores, como la justicia o la libertad. Se trata de optar por la “Ética de la Alianza frente a la Ética del Contrato”… En el ACTUAR, dedicamos la Sesión de Estudios del 2009 (Casa Mariápolis, Las Matas, Madrid) a conocer y compartir experiencias sobre qué posibilidades tenemos de influir en la sociedad desde un ejercicio ético de las profesiones. Nos ayuda a ello la ponencia de Francisco Porcar, de la HOAC; basada en el documento Trabajo humano, principio de Vida, que lleva por título Comprensión del significado social y humano de la Profesión.

    Desde el punto de vista organizativo, el equipo de la Comisión Permanente cambia en el 2007, con la salida de Elena Gascón, de Zaragoza, y Javier de la Cruz, de Palencia. Son sustituídos por Cristina Escudero, de Palencia, y de Eduardo Vázquez, de Zaragoza. En una mirada retrospectiva, la acción común de esta primera Comisión Permanente puede resumirse en que por un lado estuvo orientada a dotar de una cierta unidad al movimiento, a la vez que a impulsar un sentimiento de pertenencia al mismo. Por eso, la potenciación de la antigua página web, el compartir oraciones a través de la red, el efectuar un trabajo previo a las sesiones de estudio, el dotarse de algunos elemento organizativos comunes, en el que en todas las diócesis hubiese foros de debate o elementos de presencia pública, y el fomento de los espacios de contemplación en la acción, favoreció esta tarea de consolidación de la identidad del movimiento desde la base.

    Por otra parte, esta etapa de la Comisión, estuvo caracterizada por un claro deseo de extender la presencia a otras diócesis. De ahí viene la creación de los materiales de iniciación al movimiento, y las acciones específicas que se enmarcaron en dos líneas de trabajo. Una lo constituían los encuentros y visitas con grupos de profesionales que venían de la JEC o de la AC y no se encontraban vinculados a ninguna realidad diocesana. Otra la de aquellos grupos que sí tenían un recorrido estructuralmente más elaborado. Dentro de estos últimos, se establecieron diferentes contactos en función a la cercanía de su posición eclesial respecto a la espiritualidad en la acción de PX. De estas actividades viene el proceso de vinculación al en el que se encuentran las diócesis de Zamora y Valencia, y de la integración de Palma de Mallorca. Esta última tuvo un carácter diferente al resto, porque ha supuesto el reto de fusionar en condición de iguales toda la estructura de un movimiento diocesano de más de 25 años de militancia en Baleares: el Moviment Cristiá de Professionales.

    Las relaciones de ambos Movimientos provenía de los primeros momentos de formación de PX. Durante años ambas realidades fueron creciendo paralelamente, con conocimiento mutuo pero en la distancia. El intercambio gradual de experiencias militantes, el redescubrimiento de las potencialidades de ambos y la percepción de que no había otra distancia que la geográfica, animó a los integrantes del equipo Permanente de PX a concretar una invitación al Moviment para dialogar sobre una posible unión de ambos movimientos. Este diálogo no se llegó a producir en
    realidad, porque en Mallorca, paralelamente hacía tiempo que este tema estaba ya sobre la mesa, y aquella invitación sirvió para que el proceso de reflexión que tenían se dinamizase, llegándose a una decisión que fue comunicada oficialmente en el encuentro estatal, la Asamblea, de 2007, donde se proclamó oficialmente la fusión.

    En el 2008, Cristina Escudero asume la Presidencia en sustitución de Trinidad Ruiz, que ve cumplido su mandato al igual que el consiliario. José Moreno es sustituido por Miquel Güal, consiliario del Movimient Cristiá de Profesionals de Mallorca. Y en 2009, Ana Velasco, de Palencia, asume la responsabilidad de ecónoma en la Comisión Permanente.

  • 2010-2012: Profesión, Crisis, y Participación colectiva

    El trabajo de este trienio ha estado muy marcado por el escenario socioeconómico marcado por la crisis, con diferentes expresiones de los retos que ello plantea. Así en el año 2010, el tema central de la Sesión es “Humanizar la profesión en tiempos de crisis”. Conscientes ya de una realidad de crisis que se hace cada vez más evidente, comenzamos a plantearnos cómo avanzar en una ética profesional que nos haga aportar soluciones desde nuestro saber, cómo encaminar la crisis hacia el cambio, y cómo visualizar que lo urgente sea cuidar la persona y sobre todo las personas que más lo necesitan. En la reflexión de la Sesión de Estudios, nos ayuda José Alonso Morales con una ponencia y materiales, que él tituló como “El Posadero, basados en la parábola del Buen Samaritano,”.

    cartel2La Octava Asamblea celebrada en esa Sesión de Estudios de 2010 (Casa Mariápolis, Las Matas, Madrid) pone de manifiesto los temas que constituyen objeto de preocupación entre los militantes, ante las llamadas que plantea el nuevo marco sociopolítico y económico general: la crisis, los indignados, la participación cívica y política, el papel de lo religioso en estos nuevos ámbitos de lo público, etc. Se concretan estas inquietudes en dos temas, a trabajar el próximo bienio: por un lado la laicidad y por otro lado la presencia de los cristianos en los colectivo.

    Durante el año 2011, se profundiza en el primero de los temas, la laicidad, contando como experto con Rafael Díaz Salazar. El lema durante este curso fue “Apertura a lo colectivo en un mundo en cambio”. En las conclusiones de la Sesión de Estudios, celebrada en la –Casa Emaús, de Pozuelo de Alarcón (Madrid) se reafirma nuestra voluntad de compromiso en las organizaciones profesionales, sociales y políticas y en los órganos de gestión colectiva. Como elemento diferencial a otras motivaciones, descubrimos la experiencia de militantes con un fuerte acento
    en la espiritualidad, cuyo compromiso público se apoya en el cultivo de la vida interior y en el acompañamiento de la comunidad cristiana. Y cómo el momento actual puede estar dejando ver cada vez más claro, que una buena práctica profesional exige el tomar en consideración también la dimensión espiritual de las personas.

    Año 2012. “¿Por qué y cómo estar en lo colectivo?”. Esta es la pregunta que se ha hecho el movimiento en el momento actual. Viene a ser una consecuencia de trabajado en años anteriores, en los que hemos ido incorporando en nuestra reflexión la importancia de estar abiertos a participar y crear espacios colectivos, tanto como ciudadanos como profesionales, para dar respuesta a las necesidades que plantea la humanización de nuestro mundo. Para la Sesión de Estudios de 2012 (Casa Emaús, Pozuelo de Alarcón, Madrid)g, donde contamos como ponente con Nacho Celaya. Pretendemos analizar y descubrir las oportunidades de compromiso colectivo que existen a nuestro alrededor. Y también iluminar desde el Evangelio nuestras motivaciones personales para asumir este compromiso, e integrar en nuestra vida cotidiana la colaboración en plataformas y espacios cooperativos que ayuden a transformar la realidad social.

    Además por la parte organizativa, señalar que en este trienio terminan su responsabilidad en la Comisión Permanente Cristina Escudero y Eduardo Vázquez, siendo sustituídos (año 2010) por Javier Acero, de la Diócesis de Badajoz que pasa a ser el Presidente y José María Yusta de la Diócesis de Zaragoza que ocupa la secretaría. En 2011 José González Rabanal, de la diócesis de Palencia, sustituye a Miquel Güall como consiliario Nacional.

Trienio 2013-2015

  • Año 2013.Del 24 al 26 de mayo, unos cincuenta militantes del Movimiento de Profesionales Cristianos, provenientes de ocho diócesis, celebramos en la Casa Emaús, de Pozuelo de Alarcón, la Sesión de Estudios anual. En esta ocasión tocaba además, como cada tres años, celebrar Asamblea General de Militantes, en la cual se perfilan los temas a profundizar durante el siguiente trienio.

La Asamblea ha coincidido también con el relevo en el cargo de presidente. Javier Acero, de la diócesis de Mérida-Badajoz, presidente durante los últimos tres años. Cedía el testigo a María José Toledo, de la misma diócesis, propuesta a la Conferencia Episcopal Española para su nombramiento como presidenta.

Bajo el lema “La calidad espiritual de la militancia cristiana”, la religiosa Llum Delás, consiliaria del Moviment de Professionals Cristians de Barcelona, nos iluminó con sendas ponencias centradas en La Palabra y en La Eucaristía mediante las cuales nos hizo ver, entre otras muchas cosas, que la experiencia personal del Espíritu nos empuja a la comunidad y que la “comensalidad” de la Eucaristía nos renueva en la comunión y en el servicio.

Pepe_AlonsoCompartimos asimismo una celebración eucarística en la que recordamos con mucha emoción a nuestro consiliario canario Pepe Alonso, fallecido el pasado mes de noviembre. Pepe dedicó mucho tiempo a los movimientos de Acción Católica y particularmente al arranque y acompañamiento de Profesionales Cristianos tanto a nivel nacional como en sus diócesis de Canarias, y estuvo al servicio de varios espacios de diálogo entre fe y cultura.

En diferentes momentos de la Sesión de Estudios estuvimos acompañados por representantes de los equipos permanentes de otros movimientos: FRATER, HOAC y Acción Católica General. También compartió con nosotros el fin de semana el Presidente de Professionals Cristians de Barcelona.

Después de compartir durante dos días ponencias, trabajo en grupos, celebración y asamblea, todos volvimos a nuestros lugares de origen con la maleta bien llena de vitalidad comunitaria para seguir el camino de la fe en nuestro medio profesional.

  • Año 2014

La sesión de estudios de Profesionales Cristianos (PX) celebrada en Pozuelo del 23 al 25 de Mayo, recogió el trabajo de este curso, centrado en la Espiritualidad, para proyectarlo en el que será su continuación el próximo: la Comunión fraterna en la Iglesia.

Sebastiá Taltavull, obispo auxiliar de Barcelona, introdujo el tema con una ponencia trufada de referencias conciliares y de la reciente exhortación apostólica del papa Francisco. Conocedor por experiencia propia de la vida de los movimientos especializados, Taltavull recordó que los militantes son “voz de iglesia que descubre el paso de Dios en la vida ordinaria de cada día”. En esa perspectiva, la pertenencia a la Iglesia no es algo externo, la Iglesia, remarcó, “somos”. Ese sentido eclesial es esencial para hablar de identidad y está es imprescindible para clarificar la misión. Además de ser un requisito para la salud psíquica frente al individualismo dominante

Evangelii-GaudiumDefendió el papel del laicado con frases rotundas: “Tenemos que pedir perdón: los laicos no ocupan en la Iglesia el lugar que les corresponde en la práctica, aunque sí en los documentos”, o “La evangelización la harán los laicos o no se hará”. Todo ello desde la sinodalidad que implica el diálogo permanente entre el laicado y los pastores. Porque el pastor, dijo, citando al papa “no sólo debe conducir al rebaño; también puede seguirlo, porque el rebaño tiene buen olfato para encontrar el camino”. Y, de nuevo citando al papa, remarcó que “sólo se evangeliza en amistad, en un clima de amor” y que “lo esencial es la experiencia de Dios”. Ella alimentará la vida y el compromiso.

En el trabajo posterior en grupos y en el habitual panel de experiencias se siguió compartiendo la vida y el trabajo del año. Y las preocupaciones de futuro, preguntándose cómo puede la Iglesia servir al hombre de hoy, cómo pueden los profesionales ser voz de la Iglesia en sus ambientes, a la vez que se hacen eco en la Iglesia de la situación, carencias y desafíos de esos medios profesionales.

A lo largo de la puesta en común se evidenció la esperanza y la alegría que suscita el papa Francisco. Su capacidad de generar ilusión es para los Profesionales Cristianos PX una exigencia de coherencia, responsabilidad y sentido autocrítico: “tenemos la sensación de que ha soplado el espíritu y el evangelio ha salido a la calle”, “nos llama a hacer visible el evangelio allí donde estemos”, “apunta siempre al camino de la conversión”, “nos obliga a cuestionarnos nuestra relación con los pobres”, “el papa nos llama a volver a la esencia, al encuentro personal con Dios, a evitar el centrarnos en nosotros mismos, nos recuerda que es más importante el evangelio que la iglesia”. En sintonía con la exhortación papal, el movimiento deProfesionales Cristianos PX se fija como propio el desafío de estar en “salida continua” para atender a las necesidades del hombre de hoy, comunicando la alegría de ser cristianos.

  • Año 2015

migrantes-con-derechos-profesionales-cristianos-px-20151104Durante el fin de semana del 5 al 7 de junio Profesionales Cristianos celebró su Sesión de Estudios en la Casa Emaús de Pozuelo de Alarcón.

Cincuenta militantes asistieron desde las distintas diócesis a Madrid para compartir trabajo, eucaristía, planificación y revisión.

En la Asamblea, estuvieron presentes Elisabet, una militante del Moviment de Professionals Catòlics de Cataluña; Álvaro y Carmen, presidente y ecónoma de la Juventud Estudiante Católica; y Estíbaliz, de la Juventud Obrera Católica.

Galo Bilbao, militante de PX – Bilbao, iluminó la Asamblea con su ponencia “Nuestra razón de ser: presencia evangelizadora en el medio profesional” sobre cómo nuestra tarea y razón de ser se hallan en el decir (anuncio y denuncia) y el hacer (testimonio y compromiso). Sus propuestas serán la base para el trabajo del próximo curso.

Además de la ponencia y de los trabajos en grupo, el sábado por la tarde hubo una mesa de experiencias sobre la fraternidad, que se había venido trabajando durante el curso pasado. En el día de Corpus Christi, unidos y unidas en torno a la mesa del Padre para dar gracias y recibir el Alimento que dará fuerzas para seguir intentando construir el Reino en el medio profesional.